MCU INAEM
Vista normal Vista MARC Vista ISBD

La agonía de Proserpina

por Tomeo, Javier; Aguarod, Francisco [Son.]; Germes, Gregorio [Il.]; Gollnhofer, Gerhard [Escen.]; Gollnhofer, Gerhard [Vest.]; Lacosta, Balbino [Intérprete]; Ortega, Beatriz [Intérprete]; Prader, Félix [Dir. Escen.]; Prader, Félix [Versión]; Tomeo, Javier [Versión].
Tipo de material: materialTypeLabelMaterial visualEditor: Madrid INAEM 2003Descripción: 60 min. son., col.Recursos en línea: Teatroteca (préstamo en línea de la grabación completa) Interpretación: Beatriz Ortega ; Balbino LacostaAlcance y contenido: "Sucede con frecuencia que las relaciones que se establecen entre las parejas no son óptimas, y que no siempre resulta posible determinar quién es el culpable de la falta de armonía e incluso del desamor que amarga esas relaciones. Los ingredientes que intervienen en ese cóctel fatal son diversos: amores obsesivos, celos injustificados, oscuros presentimientos, perversas sospechas... y, sobre todo, la falta de confianza en nuestras propias posibilidades, o lo que es igual, nuestra propia inseguridad. Tenemos celos porque tememos, y tememos porque reconocemos en nuestro entorno la existencia de poderosos adversarios con los que difícilmente podemos competir. En la historia que proponemos Juan es un individuo saturniano, de oscuras motivaciones, que se siente como pez en el agua recorriendo senderos retorcidos e imprevisibles a través de tenebrosos paisajes. Anita, su enamorada, se mueve por dimensiones mucho más simples, cálidas, iluminadas por el sol de la sensualidad. Por eso suponemos que lo que castiga Juan en Anita no es su infidelidad, sino, sobre todo, el hecho de que ella y su amor secreto pertenecen a un mundo venturosamente simple en el que dos y dos son siempre cuatro. Un mundo en el que los hombres como él, lastrados por sus propias perversiones mentales y psicológicas, jamás serán aceptados. El agua y el aceite no se mezclan, como no sea como consecuencia de una agitación inicial. Una vez superado ese entusiasmo, cada líquido pasa a ocupar el espacio que le corresponde". (Javier Tomeo). (Fuente: http://www.teatroabadia.com/es/archivo/177/la-agonia-de-proserpina/).
    valoración media: 0.0 (0 votos)
Tipo de ítem Ubicación Signatura Copia número Estado Notas Fecha de vencimiento Código de barras
Videograbación Videograbación
Centro de Documentación Teatral
2094 1 Available Copia en formato VHS VID20940001
Videograbación Videograbación
Centro de Documentación Teatral
2094 3 Teatroteca Teatroteca VID20940003

Calidad de la imagen: alta

Calidad del sonido: alta

Tipología de contenido: Espectáculos

Dirección de escena: Félix Prader

Producción de: Centro Dramático de Aragón

Interpretación: Beatriz Ortega ; Balbino Lacosta

Grabada en : Teatro La Abadía de Madrid, 2003-06-13

"Sucede con frecuencia que las relaciones que se establecen entre las parejas no son óptimas, y que no siempre resulta posible determinar quién es el culpable de la falta de armonía e incluso del desamor que amarga esas relaciones. Los ingredientes que intervienen en ese cóctel fatal son diversos: amores obsesivos, celos injustificados, oscuros presentimientos, perversas sospechas... y, sobre todo, la falta de confianza en nuestras propias posibilidades, o lo que es igual, nuestra propia inseguridad. Tenemos celos porque tememos, y tememos porque reconocemos en nuestro entorno la existencia de poderosos adversarios con los que difícilmente podemos competir. En la historia que proponemos Juan es un individuo saturniano, de oscuras motivaciones, que se siente como pez en el agua recorriendo senderos retorcidos e imprevisibles a través de tenebrosos paisajes. Anita, su enamorada, se mueve por dimensiones mucho más simples, cálidas, iluminadas por el sol de la sensualidad. Por eso suponemos que lo que castiga Juan en Anita no es su infidelidad, sino, sobre todo, el hecho de que ella y su amor secreto pertenecen a un mundo venturosamente simple en el que dos y dos son siempre cuatro. Un mundo en el que los hombres como él, lastrados por sus propias perversiones mentales y psicológicas, jamás serán aceptados. El agua y el aceite no se mezclan, como no sea como consecuencia de una agitación inicial. Una vez superado ese entusiasmo, cada líquido pasa a ocupar el espacio que le corresponde". (Javier Tomeo). (Fuente: http://www.teatroabadia.com/es/archivo/177/la-agonia-de-proserpina/).

Tipo de destinatario: Adultos

Estrenado el 13-03-2003 en Teatro Principal

español

No hay comentarios para este ítem.

Ingresar a su cuenta para colocar un comentario.

Haga clic en una imagen para verla en el visor de imágenes

Con tecnología Koha