Dios en el infierno / Lidia Falcón Monográfico : Inmigración y teatro.

Por: Falcón O'Neill, Lidia, 1935-Tipo de material: ArtículoArtículoDetalles de publicación: Madrid : : Asociación de Autores de Teatro, , Invierno-2005Descripción: P. 13-16ISSN: 1575-9504Tema(s): Teatro y migraciones | Trata de personas | Mujeres | Dramaturgias femeninas -- Crítica e interpretaciónRecursos en línea: Ir al artículo (Texto completo) En: Las Puertas del DramaResumen: "¡Yo soy Dios, comprendes! Yo decido el destino de cientos, de miles de personas que llegan a estas tierras y a estos mares, que luchan por sobrevivir con esta estúpida ansia de vivir. Y como soy Dios, ese dios vuestro que adoráis me rinde culto a mí. Solo yo escojo a quién salvaré y quién morirá y nadie me contradice. ¿Por qué he de ser yo el único malvado de esta tragedia que mata a miles de personas cada año? ¿Acaso no soy igual a todos los demás que participan como actores de reparto o en el coro, crueles, impávidos, repitiendo un estribillo que ratifica la inapelable voluntad del destino? ¿Acaso nuestra sociedad no permite este tráfico de personas hacia la explotación o hacia la muerte, como sacrificio ineludible de un sistema que lo exige para perpetuarse?..".
Lista(s) en las que aparece este ítem: Las Puertas del Drama
Star ratings
    Valoración media: 0.0 (0 votos)
Existencias
Tipo de ítem Biblioteca actual Colección Signatura Info Vol URL Estado Notas Fecha de vencimiento Código de barras
Publicación periódica Publicación periódica CDAEM
REV407 407 Núm. 21 (Invierno 2005) Enlace al recurso No para préstamo Inmigración y teatro REV407 21

"¡Yo soy Dios, comprendes! Yo decido el destino de cientos, de miles de personas que llegan a estas tierras y a estos mares, que luchan por sobrevivir con esta estúpida ansia de vivir. Y como soy Dios, ese dios vuestro que adoráis me rinde culto a mí. Solo yo escojo a quién salvaré y quién morirá y nadie me contradice. ¿Por qué he de ser yo el único malvado de esta tragedia que mata a miles de personas cada año? ¿Acaso no soy igual a todos los demás que participan como actores de reparto o en el coro, crueles, impávidos, repitiendo un estribillo que ratifica la inapelable voluntad del destino? ¿Acaso nuestra sociedad no permite este tráfico de personas hacia la explotación o hacia la muerte, como sacrificio ineludible de un sistema que lo exige para perpetuarse?..".

No hay comentarios en este titulo.

para colocar un comentario.

Con tecnología Koha