William y yo / Jesús Campos García Tercera : a escena, que empezamos

Por: Campos García, Jesús, 1938-Tipo de material: ArtículoArtículoDetalles de publicación: Madrid : : Asociación de Autores de Teatro, , 2014ISSN: 1575-9504Tema(s): Shakespeare, William 1564-1616 | The Globe | Enseñanza teatral -- S.XX -- 1939-1975 (dictadura franquista) -- EspañaRecursos en línea: Ir al artículo (texto completo) En: Las Puertas del DramaAlcance y contenido: "William no sé, pero yo me fui aficionando al teatro al mismo tiempo que me iba aficionando a respirar; aun así, no me encontré con él hasta ya bien cumplidos los trece. En la posguerra, la cartelera de provincias solo se nutría -sota, caballo y rey- de sainetes, zarzuelas y autos sacramentales; también algún dramón y alguna marioneta, pero poco más. Por lo tanto, William era un perfecto desconocido para mí cuando, ya a las puertas del examen, un compañero me alertaba con urgencia: "Míratelo, que a ese seguro que lo ponen". "¿Qué ha escrito?". "Romeo y Julieta, Otelo y Amlet, con hache". Mi amigo es que era un empollón y se sabía hasta lo de la hache. Lamentablemente no lo pusieron y tuve que entregar la hoja en blanco. Si bien, a la salida, lo veo venir eufórico: "Lo habrás puesto, ¿no?". Jamás hubiera podido imaginar que aquel William Shakespeare, que ponía en el papel, tuviera nada que ver con ese otro "Chespi" del que hablaba mi amigo....".
Lista(s) en las que aparece este ítem: Las Puertas del Drama
Star ratings
    Valoración media: 0.0 (0 votos)
Existencias
Tipo de ítem Biblioteca actual Colección Signatura Info Vol URL Estado Notas Fecha de vencimiento Código de barras
Publicación periódica Publicación periódica CDAEM
REV407 407 Núm. 44 (2014) Enlace al recurso No para préstamo Shakespeare REV407 44

"William no sé, pero yo me fui aficionando al teatro al mismo tiempo que me iba aficionando a respirar; aun así, no me encontré con él hasta ya bien cumplidos los trece. En la posguerra, la cartelera de provincias solo se nutría -sota, caballo y rey- de sainetes, zarzuelas y autos sacramentales; también algún dramón y alguna marioneta, pero poco más. Por lo tanto, William era un perfecto desconocido para mí cuando, ya a las puertas del examen, un compañero me alertaba con urgencia: "Míratelo, que a ese seguro que lo ponen". "¿Qué ha escrito?". "Romeo y Julieta, Otelo y Amlet, con hache". Mi amigo es que era un empollón y se sabía hasta lo de la hache. Lamentablemente no lo pusieron y tuve que entregar la hoja en blanco. Si bien, a la salida, lo veo venir eufórico: "Lo habrás puesto, ¿no?". Jamás hubiera podido imaginar que aquel William Shakespeare, que ponía en el papel, tuviera nada que ver con ese otro "Chespi" del que hablaba mi amigo....".

No hay comentarios en este titulo.

para colocar un comentario.

Con tecnología Koha