Paloma Pedrero, aquel color de agosto Fernando J. López Autoras x Autores

Por: López, Nando, 1977-Tipo de material: ArtículoArtículoDetalles de publicación: Madrid : : Asociación de Autores de Teatro, , 2016ISSN: 1575-9504Tema(s): Pedrero, Paloma 1957- | El color de agosto | Teatro juvenilRecursos en línea: Ir al artículo (texto completo) En: Las Puertas del DramaAlcance y contenido: "Dos obras, que se atravesaron en mi camino cuando yo solo tenía quince años, son las culpables de que hoy sea dramaturgo. Una comedia negra que tuve la suerte de ver y un drama intimista que tuve la suerte de leer. Las dos llegaron a mí en el mismo año, en aquel 2º de BUP en que descubrí que el teatro me permitía empezar a conocerme y, más aún, a aceptarme, porque aquel fue el curso de las dudas, de los interrogantes, de las emociones encontradas y de asumir una adolescencia que, más que una edad, ha sido y es un modo de vida. El azar trajo a mi vida a una profesora de Literatura que nos acercó al teatro alternativo y cambió los nombres de los autores muertos que debíamos estudiar por el de las dramaturgas y dramaturgos vivos que quería que disfrutásemos. Así fue como vi Retén, un eficaz alegato antibelicista de Ernesto Caballero, y como leí El color de agosto, una profunda indagación en lo que somos y en lo que no nos atrevemos a ser que firmaba Paloma Pedrero...".
Lista(s) en las que aparece este ítem: Las Puertas del Drama
Star ratings
    Valoración media: 0.0 (0 votos)
Existencias
Tipo de ítem Biblioteca actual Colección Signatura Info Vol URL Estado Notas Fecha de vencimiento Código de barras
Publicación periódica Publicación periódica CDAEM
REV407 407 Extra núm. 1 (2016) Enlace al recurso No para préstamo Especial autoras Mujeres que cuentan REV407 Extra 1

"Dos obras, que se atravesaron en mi camino cuando yo solo tenía quince años, son las culpables de que hoy sea dramaturgo. Una comedia negra que tuve la suerte de ver y un drama intimista que tuve la suerte de leer. Las dos llegaron a mí en el mismo año, en aquel 2º de BUP en que descubrí que el teatro me permitía empezar a conocerme y, más aún, a aceptarme, porque aquel fue el curso de las dudas, de los interrogantes, de las emociones encontradas y de asumir una adolescencia que, más que una edad, ha sido y es un modo de vida. El azar trajo a mi vida a una profesora de Literatura que nos acercó al teatro alternativo y cambió los nombres de los autores muertos que debíamos estudiar por el de las dramaturgas y dramaturgos vivos que quería que disfrutásemos. Así fue como vi Retén, un eficaz alegato antibelicista de Ernesto Caballero, y como leí El color de agosto, una profunda indagación en lo que somos y en lo que no nos atrevemos a ser que firmaba Paloma Pedrero...".

No hay comentarios en este titulo.

para colocar un comentario.

Con tecnología Koha