El arte de clavar alcayatas / Jesús Campos García Tercera : a escena, que empezamos

Por: Campos García, Jesús, 1938-Tipo de material: ArtículoArtículoDetalles de publicación: Madrid : Asociación de Autores de Teatro, 2010Descripción: p. 3Tema(s): Censura -- S.XX-XXI -- España | Programación de teatros -- S.XX-XXI -- España | Gestión cultural -- S.XX-XXI -- EspañaRecursos en línea: Ir al artículo (Texto completo) | Descargar | Dialnet En: Las Puertas del DramaAlcance y contenido: "Un mínimo decoro democrático impide a los políticos fantasear con la censura, incluso en sus sueños más lúbricos. Aun así, alguno habrá que se pregunte en las noches de insomnio: «¿qué sentido tiene ostentar el poder si no se puede ejercer el control?». La erótica del poder se satisface con estas pornografías. Y salvo algún friki aún en activo, que ya ejerció la censura con Franco y puede que aún siga enganchado a su obsesión de «¡muerte al autor vivo!», a nadie de la actual clase política se le ocurriría satisfacer estos bajos instintos. Otra cosa, ya, es que se remedien con ciertos sucedáneos que ni ellos mismos saben que lo son..."
Lista(s) en las que aparece este ítem: Las Puertas del Drama
Star ratings
    Valoración media: 0.0 (0 votos)
Existencias
Tipo de ítem Biblioteca actual Colección Signatura Info Vol URL Estado Notas Fecha de vencimiento Código de barras
Publicación periódica Publicación periódica CDAEM
REV407 407 Núm. 37 (2010) Enlace al recurso No para préstamo Programadores y autoría REV407 37

"Un mínimo decoro democrático impide a los políticos fantasear con la censura, incluso en sus sueños más lúbricos. Aun así, alguno habrá que se pregunte en las noches de insomnio: «¿qué sentido tiene ostentar el poder si no se puede ejercer el control?». La erótica del poder se satisface con estas pornografías. Y salvo algún friki aún en activo, que ya ejerció la censura con Franco y puede que aún siga enganchado a su obsesión de «¡muerte al autor vivo!», a nadie de la actual clase política se le ocurriría satisfacer estos bajos instintos. Otra cosa, ya, es que se remedien con ciertos sucedáneos que ni ellos mismos saben que lo son..."

No hay comentarios en este titulo.

para colocar un comentario.

Con tecnología Koha