Casa de citas o Camino de perfección / Una selección de S[antiago] M[artín] B[ermúdez] Casa de citas o Camino de perfección

Por: Martín Bermúdez, Santiago, 1947-Colaborador(es): Proust, Marcel, 1871-1922 | Diderot, Denis, 1713-1784 | Hariharan, Githa, 1954- | Soriano, Osvaldo, 1943-1997 | Greene, Graham, 1904-1991 | Singer, Isaac Bashevis, 1902-1991 | Coetzee, J. M, 1940- | Carreras, Francesc de | Kaminski, André, 1923-1991Tipo de material: ArtículoArtículoDetalles de publicación: Madrid : : Asociación de Autores de Teatro, , Otoño-2005Descripción: P. 34. 30 cmISSN: 1575-9504Género/Forma: Citas Recursos en línea: Ir al artículo (texto completo) | Dialnet En: Las Puertas del DramaAlcance y contenido: "La verdad que depositamos en las palabras no se abre su camino directamente, no tiene irresistible evidencia. Es menester que transcurra el tiempo necesario para que pueda formarse en el interlocutor una verdad del mismo linaje. Y entonces el adversario político, que a pesar de razonamientos y pruebas consideraba como traidor al secuaz de la doctrina opuesta, llega a compartir las detestadas convicciones aquellas cuando ya no le interesan a aquel que antes intentaba inútilmente difundirlas. Y así, esa obra magistral que para los admiradores que la leían en voz alta mostraba claramente sus excelencias, mientras que sólo llegaba a los que estaban escuchando una imagen de mediocridad o insensatez, será proclamada por éstos obra maestra demasiado tarde para que el autor se pueda enterar..."
Lista(s) en las que aparece este ítem: Las Puertas del Drama
Star ratings
    Valoración media: 0.0 (0 votos)
Existencias
Tipo de ítem Biblioteca actual Colección Signatura Info Vol URL Estado Notas Fecha de vencimiento Código de barras
Publicación periódica Publicación periódica CDAEM
REV407 407 Núm. 24 (Otoño 2005) Enlace al recurso No para préstamo Teatro municipal madrileño (II) REV407 24

"La verdad que depositamos en las palabras no se abre su camino directamente, no tiene irresistible evidencia. Es menester que transcurra el tiempo necesario para que pueda formarse en el interlocutor una verdad del mismo linaje. Y entonces el adversario político, que a pesar de razonamientos y pruebas consideraba como traidor al secuaz de la doctrina opuesta, llega a compartir las detestadas convicciones aquellas cuando ya no le interesan a aquel que antes intentaba inútilmente difundirlas. Y así, esa obra magistral que para los admiradores que la leían en voz alta mostraba claramente sus excelencias, mientras que sólo llegaba a los que estaban escuchando una imagen de mediocridad o insensatez, será proclamada por éstos obra maestra demasiado tarde para que el autor se pueda enterar..."

No hay comentarios en este titulo.

para colocar un comentario.

Con tecnología Koha