"Carta de amor" / Fernando Arrabal Cuaderno de bitácora

Por: Arrabal, Fernando, 1932-Colaborador(es): Martín Bermúdez, Santiago, 1947-Tipo de material: ArtículoArtículoDetalles de publicación: Madrid : : Asociación de Autores de Teatro, , Verano-1999Descripción: pp.30-31 il. 30 cmISSN: 1575-9504Tema(s): Arrabal, Fernando 1932- | Porat, Orna | Teatro Nacional Habimah -- Israel | Carta de amor, como un martirio chino | Autores de teatro -- S.XX-XXI -- España | Escritura dramáticaRecursos en línea: Ir al artículo (texto completo) | Descargar | Dialnet En: Las Puertas del Drama N. -1 (Verano 1999)Alcance y contenido: "Al escribir 'Carta de amor' revivía yo el tiempo de 'la primera vez'. La función me convertía en obra suya, lo mismo que en el melocotón es el hueso lo que engendra la vida. Cuando empecé a redactarla, tenía la impresión de que unos centinelas minúsculos esperaban mensajes, apostados en las articulaciones de mis manos y mis pies, en la punta de mis dedos, de mi sexo, en la retina de mis ojos. El aliento del recién nacido me regeneraba: era la respiración embrionaria de quien no se puede levantar, ser feliz e inmortal sino a través del teatro. De quien invierte el proceso vital para llegar a la creación...".
Lista(s) en las que aparece este ítem: Las Puertas del Drama
Star ratings
    Valoración media: 0.0 (0 votos)
Existencias
Tipo de ítem Biblioteca actual Colección Signatura Info Vol URL Estado Notas Fecha de vencimiento Código de barras
Publicación periódica Publicación periódica CDAEM
REV407 407 Núm. -1 (Verano 1999) Enlace al recurso No para préstamo Dar vida a los sueños (SGAE 1899-1999) REV407-1

Incluye un fragmento del texto teatral "Carta de amor. Como un martirio chino"

"Al escribir 'Carta de amor' revivía yo el tiempo de 'la primera vez'. La función me convertía en obra suya, lo mismo que en el melocotón es el hueso lo que engendra la vida. Cuando empecé a redactarla, tenía la impresión de que unos centinelas minúsculos esperaban mensajes, apostados en las articulaciones de mis manos y mis pies, en la punta de mis dedos, de mi sexo, en la retina de mis ojos. El aliento del recién nacido me regeneraba: era la respiración embrionaria de quien no se puede levantar, ser feliz e inmortal sino a través del teatro. De quien invierte el proceso vital para llegar a la creación...".

No hay comentarios en este titulo.

para colocar un comentario.

Con tecnología Koha