La función que sale mal de Autoría: Henry Lewis, Jonathan Sayer y Henry Shields. Adaptación: Zenón Recalde.

Por: Lewis; Henry [Autoría]Colaborador(es): Sayer, Jonathan [Autoría] | Shields, Henry [Autoría] | Recalde, Zenón [Adaptación] | Turner, Sean [Dirección] | Hook, Nigel [Escenografía] | Surace, Roberto [Vestuario] | Mountjoy, Ric [Iluminación] | Johnson, Andy [Sonido] | Carballo, Héctor [Intérprete] | Austria, Carlos de [Intérprete] | Postigo, Carla [Intérprete] | Vera, Alejandro [Intérprete] | Marló, Noelia [Intérprete] | Camino, César [Intérprete] | Ávila, David [Intérprete] | Ansola, Felipe [Intérprete] | García Lara, Paula [Intérprete] | Saavedra, Ángel [Intérprete] | Piedad, Avelino [Intérprete] | García, Fael [Intérprete] | Teatro La Latina [Producción]Tipo de material: TextoTextoDetalles de publicación: Madrid: INAEM, 2020Descripción: 110 min. son., colRecursos en línea: Ficha Teatro La Latina Créditos de producción: Producción de: Teatro La Latina | Dirección de escena: Sean TurnerResumen: "El Teatro La Latina ha estrenado un patio de butacas remozado, estilo Art Nouveau. El cambio es más que visible, y acudir al exitazo de la temporada, La función que sale mal, tiene doble aliciente: ver el blockbuster y disfrutar de nuevas butacas y nueva visión del escenario. La inversión habrá costado lo suyo, pero hay que dar la enhorabuena a sus promotores. La obra que está arrasando en cartel es una pieza de la compañía británica Mischief Theatre, que arrasó con esta obra en los premios Olivier. A Mischief pude verlos en su otra de sus producciones, The comedy about a bank robbery, en el King´s Theatre de Edimburgo. Viendo el tipo de teatro que practican, es fácil desgranar la fórmula de éxito comercial. Ahora bien, por sencillo que parezca recurrir a gags previsibles y a un humor blanco que lleva practicándose desde tiempos inmemorables, la tarea no es fácil, porque el público varía, y los humores, ya se sabe, son cambiantes. La fórmula consiste en una historia de enredos. Tomen, como ejemplo, alguna de las más aclamadas piezas de Jardiel Poncela. Aquí lo importante no es crear la madeja de nudos, sino desenredarla, y hacer que un infortunio en un lado del escenario y de la función, quede resuelto más tarde. Son producciones ricas en actores sobre escena, lo cual es siempre de agradecer. La escenografía es aparentemente sencilla, tan pintoresca que podría ser de función escolar, pero no hay que desdeñarla, porque cada elemento de utilería cumple su labor, y puertas, ventanas y muebles deben aguantar todo tipo de mamporros, función tras función. El humor es algo indescifrable, porque evoluciona, madura, y está muy ligado a quien se dirige. En época de móviles, Instagram, Twitter, Facebook, etc. resulta increíble que el humor clásico, el de malentendidos, tontadas, y bromas que se ven venir, siga funcionando de manera tan elocuente. Y el truco quizás esté en la maestría de su ejecución. La función que sale mal es, por encima de todo, una obra perfectamente coreografiada y ejecutada. Y son once actores en escena, con un escenario a medio rematar. La gracia viene de un argumento muy sencillo: estamos ante una obra de teatro en directo que sale desastrosamente mal. Se juega con la ficción que es una representación, para mostrar que el oficio requiere mucha maestría. Los objetos no están en el lugar que deben estar, las entradas y salidas se salen de madre, las puertas no abren, y los actores se olvidan de su texto, o hacen de muertos muy vivos. La producción escénica de la versión española es del equipo de Mischief Theatre, que está claro no quiere que su "franquicia" se desmadre demasiado. Sean Turner ha dirigido la producción española y, en su adaptación, ha tenido a bien hacer algún guiño local, con referencias a José Luis Perales, o acentos sureños más marcados. El elenco español de actores lo conforman: Héctor Caballo, Carlos de Austria, Carla Postigo, Alejandro Vera, Noelia Marló, César Camino, David Ávila, Felipe Ansola, Paula García Lara, Ángel Saavedra, Avelino Piedad y Fael García. La función que sale mal es una obra tremendamente coral, donde hay una o varias escenas para cada intérprete, así que difícil subrayar el trabajo individual de alguno de los intérpretes, todos brillan. La gracia de toda la obra es que todos hemos participado o visto alguna función amateur y escolar, en la que las entradas se lían, el texto se olvida y se producen desastres de difícil resolución. En la escena profesional no vemos nada de eso porque, sea mejor o peor la función, siempre hay altura escénica. Así que nos tronchamos viendo lo que realmente vemos siempre: que las paredes son de cartón piedra, y las situaciones falsas e impostadas. Hay un gran género de piezas teatrales que, como Mischief Theatre, se han valido de funciones teatrales más o menos desastrosas. Y películas que también se han divertido riéndose del teatro. Recuerden, si no, To be or not to be (1942), de Ernst Lubitsch, con escenas teatrales que acaban en fiasco, o situaciones comprometidas escenificadas para engañar a los nazis. Elijo entre las muchas que se pueden nombrar una divertidísima Noises off! (¡Qué ruina de función!, de 1992), dirigida por Peter Bogdanovich, e interpretada por un plantel de lujo: Michael Caine, Carol Burnett, Denhol Eliott y Christopher Reeve, entre otros. A propósito de este disparate escénico llevado al cine, aprovechen y acudan el 2 de marzo a la Fundación AISGE a ver el Ciclo de Cine y Teatro, donde se proyectará la película. Y cualquier otro día no duden en ver La función que sale mal, en el Teatro La Latina. Y si pueden, acudan en comanda, con familia, amigos, etc., porque es de esas obras en las que no se falla, y se pasa un rato estupendo. Está agotando localidades cada fin de semana, así que planifiquen la velada con tiempo. Por cierto, no se pierdan el programa de mano, porque hasta la imprenta ha fallado en su edición...". La clá
Star ratings
    Valoración media: 0.0 (0 votos)
Existencias
Tipo de ítem Biblioteca actual Colección Signatura Copia número Estado Notas Fecha de vencimiento Código de barras
Videograbación MP4 Videograbación MP4 CDAEM
Videograbaciones Teatro 10601 5 Disponible Copia formato: mp4 (CV) 0032524825616

Tipo de procedencia: Grabaciones 2020

Producción audiovisual: CTE

Calidad del sonido: Alta

Calidad de la imagen: Alta

Tipología de contenido: Espectáculos

Producción de: Teatro La Latina

Dirección de escena: Sean Turner

Teatro La Latina 21/01/2020

"El Teatro La Latina ha estrenado un patio de butacas remozado, estilo Art Nouveau. El cambio es más que visible, y acudir al exitazo de la temporada, La función que sale mal, tiene doble aliciente: ver el blockbuster y disfrutar de nuevas butacas y nueva visión del escenario. La inversión habrá costado lo suyo, pero hay que dar la enhorabuena a sus promotores. La obra que está arrasando en cartel es una pieza de la compañía británica Mischief Theatre, que arrasó con esta obra en los premios Olivier. A Mischief pude verlos en su otra de sus producciones, The comedy about a bank robbery, en el King´s Theatre de Edimburgo. Viendo el tipo de teatro que practican, es fácil desgranar la fórmula de éxito comercial. Ahora bien, por sencillo que parezca recurrir a gags previsibles y a un humor blanco que lleva practicándose desde tiempos inmemorables, la tarea no es fácil, porque el público varía, y los humores, ya se sabe, son cambiantes. La fórmula consiste en una historia de enredos. Tomen, como ejemplo, alguna de las más aclamadas piezas de Jardiel Poncela. Aquí lo importante no es crear la madeja de nudos, sino desenredarla, y hacer que un infortunio en un lado del escenario y de la función, quede resuelto más tarde. Son producciones ricas en actores sobre escena, lo cual es siempre de agradecer. La escenografía es aparentemente sencilla, tan pintoresca que podría ser de función escolar, pero no hay que desdeñarla, porque cada elemento de utilería cumple su labor, y puertas, ventanas y muebles deben aguantar todo tipo de mamporros, función tras función. El humor es algo indescifrable, porque evoluciona, madura, y está muy ligado a quien se dirige. En época de móviles, Instagram, Twitter, Facebook, etc. resulta increíble que el humor clásico, el de malentendidos, tontadas, y bromas que se ven venir, siga funcionando de manera tan elocuente. Y el truco quizás esté en la maestría de su ejecución. La función que sale mal es, por encima de todo, una obra perfectamente coreografiada y ejecutada. Y son once actores en escena, con un escenario a medio rematar. La gracia viene de un argumento muy sencillo: estamos ante una obra de teatro en directo que sale desastrosamente mal. Se juega con la ficción que es una representación, para mostrar que el oficio requiere mucha maestría. Los objetos no están en el lugar que deben estar, las entradas y salidas se salen de madre, las puertas no abren, y los actores se olvidan de su texto, o hacen de muertos muy vivos. La producción escénica de la versión española es del equipo de Mischief Theatre, que está claro no quiere que su "franquicia" se desmadre demasiado. Sean Turner ha dirigido la producción española y, en su adaptación, ha tenido a bien hacer algún guiño local, con referencias a José Luis Perales, o acentos sureños más marcados. El elenco español de actores lo conforman: Héctor Caballo, Carlos de Austria, Carla Postigo, Alejandro Vera, Noelia Marló, César Camino, David Ávila, Felipe Ansola, Paula García Lara, Ángel Saavedra, Avelino Piedad y Fael García. La función que sale mal es una obra tremendamente coral, donde hay una o varias escenas para cada intérprete, así que difícil subrayar el trabajo individual de alguno de los intérpretes, todos brillan. La gracia de toda la obra es que todos hemos participado o visto alguna función amateur y escolar, en la que las entradas se lían, el texto se olvida y se producen desastres de difícil resolución. En la escena profesional no vemos nada de eso porque, sea mejor o peor la función, siempre hay altura escénica. Así que nos tronchamos viendo lo que realmente vemos siempre: que las paredes son de cartón piedra, y las situaciones falsas e impostadas. Hay un gran género de piezas teatrales que, como Mischief Theatre, se han valido de funciones teatrales más o menos desastrosas. Y películas que también se han divertido riéndose del teatro. Recuerden, si no, To be or not to be (1942), de Ernst Lubitsch, con escenas teatrales que acaban en fiasco, o situaciones comprometidas escenificadas para engañar a los nazis. Elijo entre las muchas que se pueden nombrar una divertidísima Noises off! (¡Qué ruina de función!, de 1992), dirigida por Peter Bogdanovich, e interpretada por un plantel de lujo: Michael Caine, Carol Burnett, Denhol Eliott y Christopher Reeve, entre otros. A propósito de este disparate escénico llevado al cine, aprovechen y acudan el 2 de marzo a la Fundación AISGE a ver el Ciclo de Cine y Teatro, donde se proyectará la película. Y cualquier otro día no duden en ver La función que sale mal, en el Teatro La Latina. Y si pueden, acudan en comanda, con familia, amigos, etc., porque es de esas obras en las que no se falla, y se pasa un rato estupendo. Está agotando localidades cada fin de semana, así que planifiquen la velada con tiempo. Por cierto, no se pierdan el programa de mano, porque hasta la imprenta ha fallado en su edición...". La clá

Tipo de destinatario: Adultos

Estreno: en 2019 en el Teatro La Latina

Español

No hay comentarios en este titulo.

para colocar un comentario.

Haga clic en una imagen para verla en el visor de imágenes

Con tecnología Koha