Las dos en punto de Esther F. Carrodeguas

Por: Carrodeguas, Esther F, 1979- [Autoría]Colaborador(es): Menéndez, Natalia [Dirección escénica] | Valenciano, Pilar [Ayudantía de dirección] | Sanz, Elisa [Escenografía, Vestuario] | Villa, Ana [Música, Sonido] | Runde, Mónica [Movimiento escénico] | Llorens, Juanjo [Iluminación] | Valmorisco, Juanjo [Sonido] | Luna, Álvaro [Vídeoescena] | Martínez, Mona [Intérprete] | Barrantes, Carmen, 1977- [Intérprete] | Octubre Producciones [Producción] | Teatro Español (Madrid) [Producción]Tipo de material: PelículaPelículaIdioma: Español Detalles de publicación: Madrid: INAEM, 2021Descripción: 71 min. son., colRecursos en línea: Ficha Teatro Español Créditos de producción: Producción de: Octubre Producciones y Teatro Español | Dirección escénica: Natalia MenéndezIResumen: "Las dos en punto es un ejercicio de justicia poética que se suma a otros muchos que han ido dando luz sobre la vida de las conocidas Marías de Santiago de Compostela, a las que es hora ya de ir llamando por su nombre y, sobre todo, por sus apellidos: Fandiño Ricart. Maruja y Coralia (las protagonistas de la pieza) esconden detrás de una espesa máscara de maquillaje una gran historia de crueldad. Cruel es aquel, o aquella, que hace sufrir sin sentir pena, o incluso complaciéndose. Hay, por lo tanto, una historia de placer del otro lado de la moneda de este cuento empapado de violencia institucional, ideológica, política, social, económica, machista, de género y sexual. Y la violencia, lo dice el diccionario, es un ejercicio injusto y arbitrario [generalmente ilegal] de poder o de fuerza. Nada más que añadir, Señoría. Pero la de Coralia y Maruja es también una historia de valentía: de coraje, de lucha, de irreverencia, de desobediencia -civil-, y de dignidad. En una palabra: de LIBERTAD. Una historia sobre la locura necesaria para vivir en este mundo de locos (¡y locas!). Maruja y Coralia Fandiño Ricart caminaban día tras día a las dos de la tarde siendo esa bandera arco-iris que contravenía el gris de la dictadura franquista en la capital gallega. Fueron burladas, violentadas, insultadas, silenciadas; fueron rojas, fueron putas, fueron nada. Fueron hambre. Pero nadie las pudo parar. No dejaron nunca de caminar. Y nunca es nunca: es que aún están caminando. Tras su muerte en los 80, siguieron caminando en el imaginario colectivo. Y, en 1994, César Lombera las inmortalizó -caminando- en la Alameda compostelana: así fue como las conocí. Han caminado silenciosas día y noche desde entonces y ni la Covid-19 permitió que dejaran de caminar: fueron las únicas paseantas en las desiertas calles santiaguesas. Tanto han caminado que están llegando cada vez más y más lejos, y en 2021 aparecerán en Madrid. Su terca presencia nos concede esperanza". Esther F. Carrodeguas
Star ratings
    Valoración media: 0.0 (0 votos)
Existencias
Tipo de ítem Biblioteca actual Colección Signatura Copia número Estado Notas Fecha de vencimiento Código de barras
Videograbación MP4 Videograbación MP4 CDAEM
Videograbaciones Teatro 10753 5 Disponible copia formato: mp4 vid107530005

Tipo de procedencia: Grabaciones 2021

Calidad del sonido: Alta

Calidad de la imagen: Alta

Tipología de contenido: Espectáculo

Producción de: Octubre Producciones y Teatro Español

Dirección escénica: Natalia Menéndez

I

Grabado en: Naves del Español en Matadero, Sala Fernando Arrabal A (Nave 11) 05/05/2021

"Las dos en punto es un ejercicio de justicia poética que se suma a otros muchos que han ido dando luz sobre la vida de las conocidas Marías de Santiago de Compostela, a las que es hora ya de ir llamando por su nombre y, sobre todo, por sus apellidos: Fandiño Ricart. Maruja y Coralia (las protagonistas de la pieza) esconden detrás de una espesa máscara de maquillaje una gran historia de crueldad. Cruel es aquel, o aquella, que hace sufrir sin sentir pena, o incluso complaciéndose. Hay, por lo tanto, una historia de placer del otro lado de la moneda de este cuento empapado de violencia institucional, ideológica, política, social, económica, machista, de género y sexual. Y la violencia, lo dice el diccionario, es un ejercicio injusto y arbitrario [generalmente ilegal] de poder o de fuerza. Nada más que añadir, Señoría. Pero la de Coralia y Maruja es también una historia de valentía: de coraje, de lucha, de irreverencia, de desobediencia -civil-, y de dignidad. En una palabra: de LIBERTAD. Una historia sobre la locura necesaria para vivir en este mundo de locos (¡y locas!). Maruja y Coralia Fandiño Ricart caminaban día tras día a las dos de la tarde siendo esa bandera arco-iris que contravenía el gris de la dictadura franquista en la capital gallega. Fueron burladas, violentadas, insultadas, silenciadas; fueron rojas, fueron putas, fueron nada. Fueron hambre. Pero nadie las pudo parar. No dejaron nunca de caminar. Y nunca es nunca: es que aún están caminando. Tras su muerte en los 80, siguieron caminando en el imaginario colectivo. Y, en 1994, César Lombera las inmortalizó -caminando- en la Alameda compostelana: así fue como las conocí. Han caminado silenciosas día y noche desde entonces y ni la Covid-19 permitió que dejaran de caminar: fueron las únicas paseantas en las desiertas calles santiaguesas. Tanto han caminado que están llegando cada vez más y más lejos, y en 2021 aparecerán en Madrid. Su terca presencia nos concede esperanza". Esther F. Carrodeguas

Adultos

Estreno: 22 de abril de 2021 en la sala Fernando Arrabal de Matadero Madrid, Naves del Español

Español

No hay comentarios en este titulo.

para colocar un comentario.

Con tecnología Koha