Dario Fo El Nobel de Fo : polémica a la italiana / Carla Matteini Monográfico : Premios Nobel

Por: Matteini, CarlaTipo de material: ArtículoArtículoDetalles de publicación: Madrid : Asociación de Autores de Teatro, 2008Descripción: pp.32- 37 30 cm fotTema(s): Fo, Dario 1926-2016 | Premio Nobel de Literatura | Madre Paz | L'anomalo bicefalo | Censura | Teatro político -- S.XX-XXI -- ItaliaRecursos en línea: Ir al artículo (Texto completo) | Descargar | Dialnet En: Las Puertas del DramaResumen: "Cuando en 1997 la Academia sueca otorgó el preciado galardón a Dario Fo, en Italia se desató una auténtica caza de brujas. Antonio Tabucchi resumió el delirante escenario en una frase: «Me parece que es la primera vez que un país protesta por haber recibido el Nobel». El espectáculo fue bochornoso. Por un lado, el Vaticano, blanco siempre certero de la ironía del autor en sus Misterios bufos o en cualquier escrito o improvisación, vivió como una auténtica ofensa la decisión sueca de premiar «a un bufón». No hubieran podido darle a Fo una alegría mayor, al resaltar precisamente la faceta de su trabajo que más ha reivindicado: bufón, juglar, cómico, teatrero... Los que para algunos, escandalizados e iracundos, son casi insultos, para Dario Fo son los mejores piropos y reconocimientos a sus tantos años de investigación, rigurosa y apasionada, de la cultura popular, no solo italiana..."
Lista(s) en las que aparece este ítem: Las Puertas del Drama
Star ratings
    Valoración media: 0.0 (0 votos)
Existencias
Tipo de ítem Biblioteca actual Colección Signatura Info Vol URL Estado Notas Fecha de vencimiento Código de barras
Publicación periódica Publicación periódica CDAEM
REV407 407 Núm. 33 (2008) Enlace al recurso No para préstamo Premios Nobel REV407 33

"Cuando en 1997 la Academia sueca otorgó el preciado galardón a Dario Fo, en Italia se desató una auténtica caza de brujas. Antonio Tabucchi resumió el delirante escenario en una frase: «Me parece que es la primera vez que un país protesta por haber recibido el Nobel». El espectáculo fue bochornoso. Por un lado, el Vaticano, blanco siempre certero de la ironía del autor en sus Misterios bufos o en cualquier escrito o improvisación, vivió como una auténtica ofensa la decisión sueca de premiar «a un bufón». No hubieran podido darle a Fo una alegría mayor, al resaltar precisamente la faceta de su trabajo que más ha reivindicado: bufón, juglar, cómico, teatrero... Los que para algunos, escandalizados e iracundos, son casi insultos, para Dario Fo son los mejores piropos y reconocimientos a sus tantos años de investigación, rigurosa y apasionada, de la cultura popular, no solo italiana..."

No hay comentarios en este titulo.

para colocar un comentario.

Con tecnología Koha